viernes, 4 de mayo de 2012

La madre que no tuve, la madre que no tengo y la madre que quiero ser.

Ayer me dieron los resultados de los análisis de sangre. Toxoplasmosis, sigue negativa. Glucemia, valor normal 80. Hemoglobina 11,1. Mi obstetra se cree que tomo hierro, pero no lo hago. Tomo espirulina y me cuido con las comidas mucha hoja verde, vitamina C (tomate, morrón, limón), lentejas y arroz integral, etc. Estaba ansiosa por saber si estaban bien los resultados. Mi partera, Sil, había quedado en llamarme a la noche. Mientras me comía las uñas le escribí a mi amiga Flor quien tuvo un embarazo con glóbulos rojos bajos y sabía que podía calmar un poco mi ansiedad.

Mientras tanto, cena familiar. Mi madre acota que cuando las embarazadas tienen anemia se pueden desangrar durante el parto y es muy peligroso. En ese momento el comentario no me hizo nada. Yo tenía la cabeza en otra cosa. Además que haber hecho terapia me ayudó a desconectarme de esas cosas/comentarios… Unos minutos después (¿para qué esperar?) me dice si alguna vez había escuchado que a las mujeres con sobrepeso se les adelanta el parto. Estoy tan sana mentalmente (gracias Laura Gutman!) que me reí y le dije que no podía creer que María haya llegado a la semana 40…

Llama mi partera. ALEGRÍA. LUZ. ENTUSIASMO. Me aconseja sobre un tema que habíamos estado hablando y se compromete (y cumple) a mandarme un mail con información. Le paso los valores de los resultados de los análisis y me felicita, me dice que están muy bien. Yo FELIZ! Súper contenta, orgullosa. No se me iba la sonrisa de la cara.

Más tarde, en casa, María y Matías dormían. Y ahí me cae la ficha. Sí, puedo tratar de ser “buena” y pensar que mi vieja habla así por algún miedo que pueda llegar a tener. Pero una persona adulta no plantea así sus miedos. Si son miedos por mí, por mi parto, es una manera muy infantil y dolorosa de exponerlos… Puedo entender que mi mamá es la que es y no hay otra. Es así porque tuvo una infancia complicada. Y lloro porque yo también tuve una infancia jodida. Y lloro porque no tengo lo que quisiera tener: UNA MAMÁ COMPAÑERA. Me costó encontrar el calificativo adecuado y me quedo con ese: COMPAÑERA. Me duele, sí. Y por más que haya hecho terapia y ya lo tenga bastante cocinado cada tanto duele. No puedo negarlo. Y lloré. Lloré la mamá que no tengo. Una mamá que me agarre la mano y me diga “SÉ QUE VOS PODÉS PARIR EN TU CASA”. No tengo eso, pero tengo tantos ángeles a mi alrededor haciéndome compañía, haciéndome el aguante, creyendo que soy valiente, alentándome… No me puedo quejar. Soy muy afortunada!!!

Entonces pienso si podré ser mejor mamá para María. Y creo que todos los días hago mi mayor esfuerzo. Y me propongo acompañarla en todo lo que se proponga y pienso en cosas grandes como viajes o carreras universitarias. Después pienso qué podría hacer desde lo pequeño… Y encuentro recuerdos que me hacen ver que soy compañera de sus aventuras, de sus “ideas locas” y veo que ella lo valora. Recuerdo que algunos días antes de irse a bañar mi hija me decía “Un día me voy a meter con la ropa” y yo lo dejaba pasar. Creo que pasaron 2 o 3 días y le dije “Bueno”. Se le iluminó la cara!! Era toda luz. La sonrisa de oreja a oreja. Creo que me miró como pensando “Es una joda, Ma??”. Ella no lo podía creer. Y la dejé. La ACOMPAÑÉ. Estaba feliz! Lo hizo una o dos veces más. No lo volvió a pedir… Yo lloro un poco más. Soy feliz acompañando a mi hija en estas cosas. Parece una pavada pero para ella fue EL MUNDO. Esa es la mamá que quiero ser, esa es la mamá que mi nena se merece…

Espero poder ser lo que mis hijas necesiten ayer, hoy y mañana, de acá a la eternidad.

10 comentarios:

  1. Te leo y veo que sos una hermosa mamá; respetuosa, compañera, divertida. Vas a ser un ejemplo para tus hijos, que van a saber ver, tal vez por contraposición, como nada de lo que pasaste te desensibilizó. Tenés un corazón gigante para comprender a tu mamá y el lugar de donde viene.
    Y si no tenés la mamá compañera, de todos modos me parece que sos el tipo de mamá que cualquiera querría tener.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff!! Gracias!!!! Es muy lindo lo que me decís!! =)

      Eliminar
  2. Pao, que decirte...si yo todavía ni lo conté porque estoy segurisima de que es algo que mi mamá no va a poder manejar. No se, ojalá me equivoque, pero se que es miedosa, y que eso le va a ganar.
    Es una suerte que nos tengamos!
    Y que María te tenga de mamá...puff, querer ser su compañia es lo mejor que puede tener. Porque la vas a dejar decidir, y la vas a acompañar.
    Es lo que quiero yo tambien, hace unos meses habia escrito sobre eso. Yo no pienso en nada, si te soy sincera, que sea presidente o que venda artesanias en la playa...lo unico que quiero es que sea feliz, y que sepa que sea cual sea su decision de vida, me tiene a su lado. De acuerdo o no, pero a su lado, sin juzgar, jamás, lo que elige.
    Ojalá nos salga bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pudiste contarlo todavía? Qué groso, Mica... Es re difícil, te acompaño en el sentimiento. Y agradezco mucho tenernos! Ojalá! Ojalá podamos hacerlo =)

      Eliminar
  3. Que lindo Pao el camino hacia una nueva maternidad tb se aprende desde una diferente.
    Yo no tengo a mi mamá, no sé qué cara pondría si le dijera que voy a parir en casa, sé que ella nació en su casa, más precisamente en la mesa de la cocina, mi abuela materna parió a sus 7 hijos en su casa, con la famosa olla de agua hirviendo. Pero ella formaba parte de la nueva sociedad, de hospitales seguros... La verdad la extrañé mucho el día de mi parto, fui con su alianza colgada y pensé en ella a cada rato, sé que estuvo y a la vez fue una gran ausencia, creo que mi única negación era que me separen de su anillo...
    Creo que tenés razón, ella está muerta de miedo y nos sabe cómo hacerte cambiar de idea si no es asustándote, sé que vas a encontrar el camino que te haga feliz, estoy segura!
    Y con María sos una gran mamá, me mató que se meta con ropa! Jajaja!!! Seba lo hizo en el verano con la pileta en el balcón y fue un bueeeeeeeno jajaja, ya fue! Pero esta bueno ser madres compañeras! Aprendo mucho de todas ustedes, muchas gracias!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lau! Nunca pensé que podía liberarme tanto como mamá y dejarla hacer esas cosas jejeje. Como escribir el sillón blanco con fibrones o meter toda la mano adentro de la sopa de vitina o comer papas fritas mojadas en jugo de naranja! Y me encanta ser una mamá así!!

      Eliminar
  4. Hermosa, la historia que estás escribiendo es tuya y tiene tu impronta. Sos una mujer que disfruta de su maternidad y eso se ve de lejos, Maria y Jose LO SIENTEN, se saben amadas, acompañadas y cuidadas.
    Que te hayas rodeados de esos "ángeles que te hacen compañía" es un claro ejemplo de que te has salido del molde, buscas otra crianza para tu hija, otro nacer para la que viene. Ser madre una, dos o las veces que sean es constantemente mirar para atrás, mirar al costado y mirar hacia adelante, y vos hacés todo eso con los ojos bien abiertos, con valor y humildad.
    Celebro y acompaño tu viaje, diciéndote de todo corazón que creo, con todas y cada una de las fibras de mi cuerpo que SE QUE VOS PODES PARIR EN TU CASA!!!

    Abrazo fuerte fuerte
    Te quiero tantísimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS! YO TAMBIEN TE QUIERO IGUAL. GRACIAS POR ESTAR EN MI VIDA...

      Eliminar
  5. Ay Pao! Sos grosa!!! Una gran mama.. Creo q tu mama esta muerta de miedo y no sabe decírtelo de otra forma :( me encanta tu forma de ser con Maria. Me hiciste acordar que hace 2 días Abril se estaba bañando y bianqui entro al baño y se Quiso meter. La primera reacción fue decirle no! Estas vestida! Y enseguida pense: maaa siii! Date el gustooo! Jajaja! Ahora ya apague la compu pero mañana subo fotito (porque obviamente ese momento lo tuve que inmortalizar :) te abrazo fuerte fuerte♥♥♥

    ResponderEliminar
  6. Hola Pao! que linda forma de expresar lo que sentis. Es dificil encontrar el acompañamiento de otros adultos, en general, por eso tambien es encontrarlo de una mama. Quizas este bueno uqe le plantees lo que necesitas, para que al menos que no te boicotee. Yo tambien, como muchas, hice terapia y aprendi que hay que entender y aceptar como son los demas, respetandolos y pidiendo que nos respeten creo que es la mejor manera.

    A veces duele no encontrar lo que uno necesita en donde uno mas lo necesita, pero vos estas tomando la decision por vos, tu bebe y tu familia, y sabes que tenes toda una red que te contiene y acompaña, sentilo u apoyate en esta red. Dale tiempo a las personas pero sin esperar el cambio.

    Una muy amiga mia hace poquito tuvo a su bebe en su casa y no le dijo nada a la familia (que vive en otra provincia) sobre su decision para evitar cuestionamientos. Esto la dejo un poco en la penumbra de la mentira y se excusaba con mi experiencia obligada en clinica para dar detalles. Cuando nacio el cachorro y su mama se entero de que fue en la casa, en una isla en el Tigre, ella le dijo que antes de decir nada que leyeran una carta. Mi amiga escribio antes y durante el trabajo de parto el porque de su decision en palabras llenas de amor, pidiendo ser respetada sin cuestionamientos. Su mama lloro con la carta y le dio la razon, tenia prejuicios sobre el tema y dijo que la iba a respetar aunque no la entendiera. Pasaron ya 5 meses y nunca le dijo nada sobre lo que pensaba del parto, si pidio que se lo contaran y se maravillo.

    Bueno, no se, quizas te sirva, se que como muchas otras mujeres y mamiferos, si todo va asi como hasta ahora, vas a poder lograr endiosarte!
    Abrazo de luz

    ResponderEliminar

Bienvenido y gracias por dejar tu comentario!!