jueves, 16 de febrero de 2012

Camino al parto deseado, con lágrimas…

Hace tiempo estoy tratando de leer “Parir en libertad” de Raquel Schallman. Hay días que leo 2 hojas, otras días 1, otros media y otros nada. Al principio pensaba que era por este cansancio mío o por no encontrar el momento. Pero cada vez que leo, aunque sea media página, se me pone la piel de gallina o lloro o me sonrío. Entonces caí en la cuenta de que me está costando leerlo porque realmente moviliza mucho en mí.

Cuando leo lo respetado que puede ser un parto, lloro. Recuerdo el parto de María y veo que no fue un día tan hermoso como yo intentaba pensarlo. Me duele pensarme, por ejemplo, después del parto, tirada en esa cama fría, con las piernas abiertas a mi médico. Él me sacaba la placenta y me suturaba. Yo escuchaba a una bebé llorar en la sala de al lado y le pregunté “¿Esa es mi hija?”… Tenía que preguntarlo!! Por Dios!! ¿Tenía que preguntar si era mi hija? ¿Por qué? Porque nos habían separado… Qué dolor me causa. Ni hablar de pensar en lo que le hicieron. Cuando veo canales como el Discovery Home & Health donde pasan programas sobre nacimientos la miro a mi hija y le pido perdón. Qué horrible debe haber sido para ella nacer, que la pongan acá o allá, que la dejen llorar, que le metan tubos por no sé dónde, que la pinchen y que la metan en esa caja de plástico, pobrecita. No podía respirar. Mi amor!

Estoy convencida que esta búsqueda es sanadora, no importa dónde termine, si en casa o en un sanatorio con anestesia y cesárea. El camino ya es sanador en sí mismo. Duele, tengo que largar algunas lágrimas, pero sé que nos va a curar… Lo que pasó con María ya no lo puedo cambiar, pero puedo enseñarle que de los errores se aprende y que su mamá está dispuesta a crecer y luchar por ella y por su familia, todos los días.

10 comentarios:

  1. Piel de gallina...me hiciste sentir tambien! Seguramente vas a tener el parto que soñas y Maria va a estar orgullosa :) te mando un besote!

    ResponderEliminar
  2. Vamos amiga! por suerte no estamos solas en este camino. Todo lo que venimos haciendo desde que nacieron nuestros hijos es para sanarnos y sanarlos. No podemos cambiar lo que pasó, pero si enseñarles que las cosas deben ser distintas. Ojalá (si todas las luces nos acompañan) puedan presenciar el parto de sus hermanos o hermanas y recordar siempre que asi se debe nacer, con respeto y amor, más allá del desenlace. Te quiero!

    ResponderEliminar
  3. Ay por dioss! Yo tambien tengo la (las) heridas sin sanar...Vamos que vos tenes la oportunidad ahora de curarla... Un abrazo fuerte fuerte♥

    ResponderEliminar
  4. Muchos abrazos para ti. A veces llorar también sana, es necesario. No te sientas culpable por lo que pasó con tu pequeña, en su momento tomaste las decisiones que consideraste mejores para ella y para ti. Así que a sanar heridas, y mirar hacia adelante :D

    ResponderEliminar
  5. Aunque derrames lágrimas sin es para sanar es bueno.
    Qué duro cuando separan a madre e hijo.
    Muchas somos las que llevabamos heridas no físicas de nuestros partos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, es muy dura la separación. Me duele mucho pensar lo que ella sufrió, pobrecita!
      Es bueno para mí llorar, aprender y seguir adelante!
      Gracias x estar.

      Eliminar

Bienvenido y gracias por dejar tu comentario!!