martes, 3 de enero de 2012

AY AY AY Los terribles 2 años

No puedo olvidar cuando mi psicóloga me dijo: “De los dos a los tres es una etapa muy difícil, con o sin Laura Gutman”. Por Dios!! Cómo me molesta que haya tenido tanta razón!!

Quisiera tener a Rosa Jové en mi casa!! Ya tengo en mis manos su libro “Ni rabietas ni conflictos” que pienso devorármelo, si el sueño de este nuevo embarazo no me devora primero a mí.

Ayer tuvimos un día heavy por casa. Últimamente parece que no hay nada que la convenza a mi hija y yo quiero tanto, tanto que SEA FELIZ!!

Ayer nos despertamos a las 9am. Nos mimamos un rato. Nos levantamos. Quiso un té, hicimos té. Después jugamos un rato. Más tarde me pidió galletitas. Abrió ella el cajón de la alacena y las eligió. No las podía sacar del paquete. Le dije, “¿Te ayudo?”. Me dijo que sí. Le arrimé una galle para que ella pueda terminar de sacarla. Se vé que no era lo que quería, a pesar de que habla hasta por los codos, me lo demostró lloriqueando. Le dije, “Bueno, querés sacar todas?”. Me dijo que sí. “Querés que te las ponga en un platito?”. Me dijo que sí. Cuando le dí el plato, vaya a saber Dios qué pasó que se enojó, revoleó el plato y todas las galletitas al piso. Se puso a llorar. Qué impotencia no saber qué le pasa a tu hija! Encima pensar que fue algo que hice yo, o que no hice, no sé! Intento entenderla, le pregunto qué quería, si no le gustó el plato o no eran las galle que ella quería o se imaginaba. Ella llora. Intento abrazarla, me rechaza. Si me voy de la cocina, me siento una porquería. No sé qué hacer. Intento abrazarla otra vez. Me deja. Le hago upa. Se empieza a calmar. Le limpio los mocos. Toma teta. Nos ponemos a jugar. Y así, tuvimos un par más, que no pude descifrar.

Me pidió ir al shopping. Allá fuimos. Esperando el ascensor me dice: “Shopping, muchos juguetes”. Yo le digo, “Ah! Sí?”. Y ella me contesta: “Sí, me parece!”. Me la morfooooooo!! No es divina?? (Bue!).

En el shopping comió papas fritas con jugo, paseó en el carrito del súper (parada, sentada, saltando), comió helado, fue a los juegos, la calesita, fue al cine por primera vez y durmió toda la película, se despertó y quiso ir a los juegos otra vez, estuvimos un rato más en los juegos hasta que se gastó la plata. Y empezamos… No se quería ir. Yo no daba más!! Estoy muerta de sueño por el embarazo y tenerla a upa tanto tiempo me hace mal, pero no le digo que no, no puedo! Que venimos otro día, que ya jugamos un montón, que blablabla. Y escribo “blablabla” porque a mí me cansa escucharme. Por Dios! Ya no sé qué decirle. Pero se vé que esto de la oposición se lo tomó a pecho. Je! Al final la terminé agarrando a upa y nos fuimos. Sí, obvio ella lloraba, yo muerta de vergüenza, ella me pegaba. Un horror!! Y yo pensaba, la gente que nos mira debe pensar que le di una cachetada o algo por el estilo… Nos sentamos en una mesa. Lo llamé a Mati para contarle, ella escuchaba atenta y callada. Se le pasó. Le dije de comprar algo en el quiosco para ir a casa. Accedió. Milagro! Salimos a buscar un remis, en vez de caminar por la vereda quería caminar por la calle… Y qué querés que te diga! Yo ya no quería decirle que no. Qué terrible es cuando eligen cosas que los ponen en peligro y no podés hacerles ver que tu NO es para cuidarla, no para hacerle la vida imposible…

Llegamos a casa. Abro la puerta del hall del edificio y otra vez, no sé qué quería hacer. Por lo que entendí quería ella agarrar la puerta (de vidrio, pesada) y que yo la suelte, pero si la soltaba se le venía encima. Le pregunto: “¿Qué querés hacer? ¿Querés cerrarla vos?”. Ella se vuelve 100% angustia, sé que se siente incomprendida y yo no sé qué hacer para ayudarla. Se enoja y se sienta en un rincón. La quiero abrazar y no quiere. Le digo “Dale! Vamos a casa a tomar un juguito y ver Monster Inc!”. Ni bola. Me siento en la pared opuesta, la miro, le doy tiempo… Así estuvimos 10 minutos. “Bueno, vamos arriba?”, le digo. Me contesta que sí con una sonrisa (?). Subimos.

Ponemos la peli que ella quería, después jugamos con las fichas de los animales, dibujamos con los fibrones. Se enojó porque agarré el verde o quizás por algo más importante que yo no supe notar. Se escribió toda con el fibrón negro. Revoleó los fibrones. Los junte.

Me senté en el sillón. María se fue a su pieza. Al rato viene y me sorprende revoleándome unas 3-4 fichas de dominó de madera en la cara. Le digo que está mal, que me dolió, que no se hace porque lastima y se pone a llorar…

A veces pienso, si fuese una de esas madres que cada dos minutos dicen NO, cómo sería? Un caos total? O nada que ver?. La semana pasada, María en una casa extraña, entra a una habitación y un nene de 6 años le dice: “En la cama no, porque a mi mamá no le gusta que se arrugue”. BUE!!! Creo que María ni la había mirado la cama…

Me pidió capelletinis (19hs), se los hice. Mientras cocinaba, abrió la alacena, sabe que no la dejamos… Por que hay cosas con las cuales se puede lastimar o intoxicar. Resuena en mi cabeza esa tan conocida frase ESA NENA ESTÁ BUSCANDO LÍMITES. No digo nada. Saca una olla y la tapa. Hace ojitos como diciéndome “Mirá” y yo le hago ojitos como diciendo “Ah qué lindo!”. Quiere sacar la olla essen, le digo “Esa mejor no, es muy pesada y te podés lastimar”. Sordita, la nena… Saca la tapa, le vuelvo a decir: “Te podés lastimar”. Intenta sacar la olla. Yo pensando que se podía herniar o que se le podía caer en el pie, me caliento y le digo: “Si te digo que NO, es NO. Mamá te lo dice para cuidarte!”. Lloró un rato. Le hice upa y ahí me puse a llorar yo también. Le dije que no sabía ya qué hacer, que yo quiero que sea feliz y dejarla hacer todo lo que ella quiera, pero cuando resulta algo peligroso para ella le tengo que decir que no, que no puedo dejarla lastimarse, que no lo hago para molestarla nada más… Le dije que no quiero gritarle, pero que me pongo muy mal, porque me lleva a situaciones extremas”. Tomó la teta y nos calmamos las dos. Comió los capelletinis re contenta.

Llegó Matías. Le dije “Chau, yo me voy” y me fui a la cama. Estaba destrozada!!!

Más tarde lloró porque no sé cuántos juguetes quería meter en el agua y antes de salir ya nos dijo: “Cambiarme, no”. Etc, etc…

A continuación les pido que vean todas las frases en negrita, por todas esas yo hubiese recibido una paliza, un pellizcón o una apretadita de brazo de mi madre. Acuérdense que eso está inscripto en mí y todo el esfuerzo que yo hago para que no me salte el “automático”. Sé que a mi hija poco debiese importarle mi esfuerzo por no reaccionar violentamente, porque en verdad no se lo merece ella ni ningún niño. Pero para mí esta etapa es muy difícil y agradezco haber hecho terapia justo antes de que empezara… También agradezco que falte cada vez menos para agosto (cumple los 3).

Sé que necesito ejercitar la paciencia, la respiración y voy a leer un poco más al respecto de esta etapa a ver si entendiéndola, puedo ser mejor. Se aceptan consejos! Desde ya, muchísimas gracias.


19 comentarios:

  1. Puf! Me suena conocido casi todo lo que contás. Imagino con el embarazo! Mi hija está igual, todo es no, primero quiere una cosa, después otra, primero quiere algo, al rato no. Quiere que le ponga un videito, a los segundos me dice "ete no es". Quiere comer fideos, cuando le doy fideos, "no tere fieos abil". Y lloriquea por casi todo. A veces me agoto, no sé más qué hacer y necesito que se calle y deje de pedirme cosas: mami, mami, ete no te buta, ete no es, ete no, no no no, mami no, no te buta, abil no te buta ete. Recién tiene dos años y un mes. Yo no recuerdo haber recibido palizas, mi mamá dice que no tuve berrinches (?). Pero bueno, eso era parte de mi personaje, yo me calcé el de nena que no molesta. A la par, me brotaba toda por picaduras de hormigas, que recién cuando trasé mi bio humana pude ver que ese enojo y frustración que no expresaba tirándome al piso y diciendo: "gisel no tere" como dice mi hija, porque lo tiene permitido, salía por mi cuerpo en ronchas y ronchas cada vez más grandes que obligaban a decadrón, etc... En fin, que tengamos paciencia y mucho amor para sobrellevar estos terribles dos años, que son parte del crecimiento saludable de nuestras hermosas princesas :) Un beso y suerte!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gi! Y la verdad que deberíamos valorar que nuestras hijas tienen el espacio para expresarse y se saben escuchadas,,,,
    Te mando un beso!! Y mucha fuerza para estos 11 meses que te faltan! JAJAJA.

    ResponderEliminar
  3. Pao, la verdad me dejas preocupada! No sabía que los 2 es una etapa tan rebelde... A mi me pasa mucho de perder la paciencia y respirar, otras de decir bueno a ver QUE QUERÉS y que él me guíe... y otras en las que no me puedo controlar y le termino gritando y yo sintiendome HORRIBLE! Anada posteando todo lo que te vaya sirviendo así aprendo yo tb!

    Besos y a seguir luchando contra el automático...

    ResponderEliminar
  4. Sí, Lau. La llaman la adolescencia de los dos años. Como comienzan a hacerse más independientes tienen esta necesidad de llevar la contra sólo para sentir que pueden tener otra opinión, como para reafirmar su identidad... Es parte del crecimiento. Si intentamos de llevarlo con la mayor paciencia posible, me dijo mi psico, la adolescencia de los 14 es mucho más tranquila... Ya veremos!!!! =?

    ResponderEliminar
  5. Puf mi niño ya dos años y 9 meses, y hace rato que estamos en esa etapa... hoy por ej escucho silencio (yo estaba en la pieza, él en la cocina) y él no es así, silencioso y quieto, entonces me asomo a ver qué estaba haciendo... el señor con la puerta de la heladera abierta, sentado, mirando las cosas que había adentro! ja no sé si era por gusto o por calor pobre y le gustó el fresquito de la heladera, pero bueno, imaginate que no puedo permitirle hacer eso, me quedo sin heladera y con lo que cuestan!
    Por otra parte, madres de más hijos te dirían que suma el embarazo. Dicen que los chicos sienten el cambio, y se ponen especialmente sensibles...
    Un beso y fuerza!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, tuviste suerte, la de Coco empezó antes que la de Maria jeje =)
    Nada, un poco de chiste para pasar la tormenta. La verdad que es super dificil Pao. Coco sigue con berrinches, y ahora lloriquea por toooooooooooodo, como un cachorrito lastimado. Le digo algo y me contesta "no importa", imaginate! lo quiero acogotar! pero no, respiro, le digo que si importa, por eso se lo digo. Pero está "respondon" y a toda costa quiere demostrar que él puede más que nosotros. Me imagino que la Choli, además siente tu embarazo y no se lo puede explicar. Eso debe ser mucho de su angustia que no entendes, porque ella tampoco la entiende. Lo unico que nos queda es ejercitar mucho la paciencia, y pedir ayuda. Que los cuide un rato el padre, un rato los abuelos, un rato los amigos (aca me tenes cerquita) y el resto nosotras, como para que tengamos un ratito de volver a armarnos de estado zen y seguir el viaje. Beso!!

    ResponderEliminar
  7. Ile, como es tu hijo me morí de risa! Jajajaja. Pero claro, le tenés que decir que no. Y a mí me cuesta tanto... Beso y fuerza para vos también!!

    Mica, María empezó antes de los 2 también, por lo cual apuesto a que termine antes de los 3 jejejeje. Es mi esperanza!!! Gracias por el abrazo y el ofrecimiento, ya con saber que cuento con ustedes me siento mucho mejor =)

    ResponderEliminar
  8. Uf! divina con rabietas y todo jajajaja.
    Lo que me espera, Sofía con su año recién cumplido ya está demostrándo un caracter fuerte. Ya aprendió a decir no con palabras y moviendo la cabeza y si algo no le gusta lo demuestra inmediatamente :S
    Es una rebelde sin causa jajaja, ya me dio miedo por lo que cuentas!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Maaamita..... difícil, dificilísimo!!! Ayer viví una situación parecida por primera vez con Ona (16 meses... la que me espera...!) Medio que me desesperé porque nada la conformaba... Lo que saqué de la situación es que lo único que se puede hacer es mantener la calma(cómo todavía no sé)porque 2 descontroladas no servimos pa nada... algo como lo que hiciste al sentarte frente a ella en el hall, mostrarle que estás ahí, disponible, para cuando se le pase, no? No sé, creo que es parte del crecimiento, no sólo de ellas, sino NUESTRO, porque nos confronta con nuestras necesidades, frustraciones, automáticos,etc... Y no vamos a poder (aunque lo hagamos todo)satisfacerlas completamente, y eso creo que es lo más difícil de aceptar y soportar como mamás... En un punto se confrontan con la falta, como nos pasa a todos, porque somos seres deseantes y eso es sano, sólo que para nosotras es frustrante no poder llenarlas.
    Un beso lleno de empatía!!! Acá estamos, aunque sea para desahogar y poder seguir!!

    ResponderEliminar
  10. Tami, no temas. Que también tiene cosas re lindas esta etapa. Y como dice Rosa Jové, es importante que los niños nos demuestren cómo se sienten (sea a gusto o no estando de acuerdo) pero significa que están construyendo sus propios pensamientos, ideas, que están creciendo e individualizándose como individuos. Lo que es difícil es tener en mente todo eso mientras tenés a tu hijo ahí tirado súper frustrado... BESOS!!

    ResponderEliminar
  11. Meli, gracias por estar. Es verdad lo que decís, como mamá quiero darle todo y que por nada tenga que sufrir ni frustrarse, evidentemente tendré que aceptar que no lo puedo todo... Lo de sentarme en el hall creo que fue bueno para las 2, pero no se puede hacer siempre ni en cualquier lugar. A veces, tenemos cosas que hacer a reloj y ellos por ahora eso no lo entienden y es terrible...

    ResponderEliminar
  12. Dios mío! suena tan agotador...por lo que veo lo peor está por venir para nosotros y con el carácter que ya está mostrando el muchachito...
    Muchas felicidades por tu embarazo, acabo de llegar a tu blog a través de la foto del miércoles mudo de Bren. Un abrazo!
    ;)

    ResponderEliminar
  13. Gracias Yaneth!!
    La verdad que sí es un poco agotador sobre todo cuando una quiere que estén todo el día con una sonrisa...
    Beso!!

    ResponderEliminar
  14. HOLA! muy bueno tu blog!!!! me sentí HIPER identificada con vos en algunas situaciones (especialmente cuando revolea los crayones o lapices sin motivo!!:) ) hay dias q mi hijo está terrible!. La última q me hizo es que cuando vamos a comprar me agarra una bolsa y la lleva (con sus 2 manitos), no me quiere dar la mano y quiere cruzar solo la calle!!! me mata esa situación, le saco la bolsa y es todo un llanto que se escucha por cuadras!. Mi nene tiene 2 años y medio casi. Y en esta última etapa empiezo a entender y llenarme de paciencia, no hay otra. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es encontrar otras mamás que estén pasando por lo mismo porque así nos sentimos acompañadas y entendemos que no es nuestro nene "el complicado", si no que es una etapa que todos pasamos... Besos!! Y paciencia ;)

      Eliminar
  15. LO MEJOR EN UNA RABIETA ES DEJAR Q PASE... SOLO MIRAR... Y ESPERAR . NO ES UN SUFRIMNTO TAN GRANDE DECIR NO. CUANTO MAS EDUQUEMOS Y ACOMPAÑEMOS, MENOS DIFICIL SERÁN LOS AÑOS FUTUROS. TODA ETAPA ES DIFICIL... PERO NO PONER LÍMITES CLAROS ES LO PEOR Q LE PODEMOS HACER A NUESTROS HIJOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lástima que no dejaste tu nombre y no sé si volverás a pasar por acá. Pero quiero decirte que yo traje a mi hija a este mundo para que ella SEA, no para ponerle límites a su ser...
      Te recomiendo un libro: "Pintará los soles de su camino" se puede bajar el pdf gratis de internet...
      <>

      Eliminar
  16. Acabo de leer tu blog,mi nombre es Sharon, te escribo de Peru, estaba googleando algo sobre los terribles 2 anhos, y encontr lo tuyo, me rei mucho, y con los comments de todas... Y la verdad, me da fuerzas! Jajaja. Mi hija acaba de cumplir 2, y hace unas semanas atras esta insufrible!.. A tener paciencia, y que estos 12 meses que me faltan sean "amigables"

    ResponderEliminar
  17. Hola, no sabes cuanto me ayudo leerte, seguro ya pasaste esta etapa, mi hijo cumplió dos en noviembre del año pasado y justo a los 2 con 2 meses empezó la batalla, igualita a la tuya, sniff. Yo fui y creo que sigo siendo una personita difícil...mi mamá me dio muchos gritos y castigos y tas tas..y asi creci..y juré que mi hijo no pasaría por eso...como me cuesta ser madre, pero al leerte sentí que no soy la única, mi es dificil...ya no sé como explicarle que no se golpea a los demás...a la media vuelta lo hace, y no te miento si en esta semana que estaba tan estresada le he dado un par de tas en la colita, y después me deprimí y lloré porque al igual que tú pienso lo mismo...me he prometido no hacerlo más ni gritarle, justo es en estas semanas que empezó con su edad de los dos años, bueno antes ya era difícil criarlo ahora es más...quiero ser una buena madre para él..ayudénme. Gracias

    ResponderEliminar

Bienvenido y gracias por dejar tu comentario!!