miércoles, 30 de noviembre de 2011

Cuando duele el dolor del otro...

Sos adolescente. Muy adolescente. Parecía que tu mamá te entendía. Por cómo se llevan hoy parece que no. Te quiso llevar de las orejas al psicólogo. Traté de decirle que estaba a tiempo de recuperar su relación con vos, que ella podía hacer el cambio pero no quiso. Lo lamenté mucho, por ella y por vos. Yo estuve en ese lugar. Me duele verte ahí. Porque te quiero. Quiero abrazarte. Quiero decirte que hacés muchas cosas bien. Quiero decirte que confío en vos. Quiero decirte que el camino que elijas con tu corazón es el mejor. Quiero decirte que yo sí creo que vas a conseguir trabajo porque así lo querés. Quiero decirte que sé que vas a ser responsable. Quisiera taparte los oídos para que no escuches que no vas a poder, para que no escuches las risas cuando decís que te gustaría estudiar, para que no escuches que no hay nada que poner en tu CV. Me duele el alma, la piel, el corazón. Traté de mostrarte mi interés por vos, por tus deseos y tus proyectos. Pero me fui pensando que eso no alcanza. Porque no importa que yo te quiera, que yo te valore, que yo te acompañe. Porque no soy tu mamá. Tu mamá es esa, la que te tocó, no hay otra. Espero que algún día puedas perdonarla y ser feliz. Deseo que seas feliz. Acá estoy yo, que no soy tu mamá, pero TE AMO.


4 comentarios:

  1. Que dificil Pao...me hace acordar a mi hermano

    ResponderEliminar
  2. Precioso tu post. Debe ser muy duro presenciar ese tipo de situaciones y no poder hacer nada para remediarlo. Afortunadamente estás tú como apoyo. Si no te importa me quedo por aquí para seguirte. Un Saludo
    http://yanethpoints.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Bienvenido y gracias por dejar tu comentario!!