martes, 9 de agosto de 2011

Premio al mejor blog pro-lactancia materna




Mi queridísima amiga Flor me ha pasado este premio y lo acepto orgullosa.
Debo contar hasta cuándo vamos a tetear...
VAMOS A HACERLO HASTA QUE MARIA LO NECESITE, LO PIDA. ES UNA DECISION DE ELLA :)
Aprovecho esta ocasión para compartir un artículo sobre DESTETE que bajé de la página EL PARTO ES NUESTRO.


"EL DESTETE"

DURACIÓN DE LA LACTANCIA  
Tanto la OMS como UNICEF, como la AAP y el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría, recomiendan la lactancia exclusiva hasta los seis meses de edad y que el destete se produzcan cuando la madre y el bebé así lo deseen, lo cual puede suceder más allá de los dos años del niño.
La edad en que ocurre el destete por completo, es decir, que el niño abandona definitivamente la leche materna, es variable y está influido por factores de muy diversa índole. No hay razones científicas por las que se deba recomendar dejar la leche materna a una determinada edad.
La Academia Americana de Pediatría (AAP), en su nueva declaración de 1997, y la OMS recomiendan unos tiempos mínimos de duración de la lactancia materna (1 año y 2 años respectivamente), recalcando que son tiempos mínimos y que el tiempo máximo queda a elección de la pareja lactante, es decir de la madre y de su hijo. El Dr. Lawrence Gartner, presidente del grupo de trabajo sobre lactancia responsable de la última declaración de la AAP (1) explica que “la Academia no ha establecido un límite superior. Hay niños que son amamantados hasta los 4, 5 o 6 años. Esto puede ser infrecuente pero no perjudicial”.
Pese a que el momento del destete definitivo es una elección personal, desgraciadamente a lo largo de este siglo muchas mujeres, casi sin darse cuenta, han ido delegando en los profesionales de la salud la responsabilidad de decidir por ellas el momento del cese de la lactancia. Y éstos, por lo general, han hecho sus recomendaciones basándose más en sus opiniones personales, fruto de los mitos culturales de su tiempo, que en razones científicas.
Se debe tener en cuenta que el destete no es sólo un cambio en la dieta del niño, sino que es un asunto muy serio con gran repercusión emocional para él y para su madre. El niño puede experimentar sentimientos de frustración y de abandono, al no entender por qué su madre le niega algo tan importante para él; la madre, a su vez, puede experimentar sentimientos de pérdida y de tristeza por haber tenido que cambiar esta forma de relación íntima con su hijo.
Por todo ello las recomendaciones arbitrarias sobre la limitación de la lactancia, que no tienen en cuenta los deseos de la madre y de su hijo, son simplemente inaceptables.
El proceso del destete se puede considerar que se inicia cuando el bebé comienza a tomar cualquier otro alimento que no sea la leche de su madre y es una etapa más en el desarrollo de niño. Cada madre tiene que decidir por sí misma, sin presiones externas, el momento adecuado para el destete definitivo basando su decisión en las necesidades propias y del niño, y no en las expectativas de otros.
BENEFICIOS DE LA LACTANCIA

Aspectos psicológicos
La lactancia sirve al niño como modelo de vínculo para comparar con otros vínculos que tendrá en su futuro. Los doctores Newton y Ratner han demostrado que las necesidades que se han satisfecho a su debido tiempo, cuando el niño las necesita, hacen que sea más seguro, independiente y emocionalmente más estable en el futuro.
Hay una fuerte presión social por tener niños independientes antes de su madurez para ello, pudiendo provocar que los niños tengan una personalidad insegura y una necesidad de apoyo externo.
Las lactancias prolongadas están relacionadas con escalas menores de ansiedad en el adulto. (Bushnell, 1977) (Hawkins, 1975)
La lactancia ayuda a los niños a tener una transición gradual a la niñez, pues les ayuda a aliviar frustraciones, choques, golpes y tensiones diarias. (Baumgartner, C. 1984).
Un estudio que se hizo específicamente con bebés de lactancias prolongadas, mostraron un mayor ajuste social y con tendencias de menores desórdenes de conducta en relación con la mayor duración de la lactancia (Ferguson,1987).
En otros estudios los niños amamantados tuvieron resultados más altos en el desarrollo cognitivo, inteligencia y desarrollo del lenguaje (Fergusson DM, Beautrais AL).
Según Fergusson Dm. y Horwood LJ. el incremento en la duración de la lactancia materna reasocia a un mayor incremento consistente y estadísticamente significativo en:
  1. Cociente intelectual calculado a las edades de 8 y 9 años.
  2. Comprensión de lectura, habilidad matemática y habilidades escolares calculadas entre los 10 y 13 años.
  3. Evaluaciones docentes de lectura y matemáticas entre los 8 y 12 años
  4. Mayores logros en exámenes finales.
Cuanto más tiempo se amamanta mayor es el IQ verbal Horwood LJ., Darlow B.A., Mogridge N.)
En otros estudios se aprecian diferencias significativas entre el índice del desarrollo mental y la duración de la lactancia (Morrow-Tlucak M.).
Los niños con mayor apego en la infancia no exhibieron conductas asociadas con temor a ser abandonados cuando sus madres dejaban la habitación. El niño aceptaba la separación porque sabía que su madre sería accesible si la necesitara. Las madres que amamantaron menos tiempo tenían niños que lloraban más cuando se separaban de ellos (Stayton, 1973).
Se ha demostrado que la lactancia prolongada está relacionada de forma positiva con pruebas en vocabulario, coordinación visomotora y medidas de cabeza (Taylor B., Wadsworth J.).
Las habilidades motoras y el desarrollo temprano del lenguaje mejoran con el amamantamiento y más con la lactancia prolongada  (Vestergaard M., Obel C.).
Como resumen se puede decir que hay abundante evidencia científica que demuestra que los beneficios de la lactancia continúan mientras el niño es amamantado. Además de los beneficios para la salud, se evidencia que cuanto más tiempo es amamantado un niño mayor será su IQ, sus notas serán mejores con evidencia de efectos aún dos años después de finalizar la lactancia.

Aspectos físicos
Incluso en el mundo occidental existen diferencias reales entre los niños amamantados y los que reciben leche artificial. La lactancia es un asunto de vida o muerte en países en vías de desarrollo, pero los investigadores han encontrado que la lactancia también aporta numerosos beneficios en la salud de los bebés de países desarrollados. Los bebés amamantados son menos propensos a contraer enfermedades respiratorias, gastrointestinales, en incluso enfermedades tan graves como neumonía, sepsis, gastroenteritis y meningitis. Es importante señalar que cuando los niños amamantados se enferman, sus síntomas son más leves que los que toman leche artificial.
Los bebés amamantados son menos propensos a morir por diarrea que los que toman leche artificial y tienen síntomas más leves si llegan a padecerla, extendiéndose esta protección hasta la primera infancia.
La lactancia también protege frente a infecciones respiratorias, teniendo cinco veces menos posibilidades detener ese tipo de infecciones que los niños alimentados con leche artificial.
La lactancia retarda el avance de la enfermedad celiaca y proporciona protección contra enfermedades inflamatorias de los intestinos, como colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.
La lactancia prolongada reduce el riesgo de padecer en la edad adulta cáncer gástrico, gastritis o úlcera péptica.
También fortalece el sistema inmunológico de los bebés y les proporciona protección frente a algunas enfermedades crónicas y parece que tiene algún efecto protector frente a la muerte súbita del lactante.
Los beneficios que una lactancia prolongada pueden reportar a la salud del adulto grandes beneficios y se ha demostrado que protege  contra el cáncer, la obesidad, la osteoporosis, disminuye la probabilidad de padecer diabetes insulinodependiente.
Para la salud de la madre lactante también se ha demostrado que la lactancia prolongada tiene grandes beneficios, por un lado el efecto espaciador de los embarazos puede continuar durante el segundo año del niño (aspecto importante para familias de culturas que no utilizan métodos anticonceptivos). Hay estudios que relacionan claramente la duración de la lactancia con la probabilidad menor de padecer cáncer de mama (Michels 2001), también protege frente al cáncer de útero y ovarios. Las hormonas de la lactancia siguen relajando a la madre y facilitando la cercanía física con el hijo. Es una forma de dar consuelo al niño cuando está cansado, enfermo, molesto o lastimado.

Ventajas de la lactancia prolongada para el bebé:
·        La lactancia que dura por lo menos un  año se ha relacionado con el mejor desarrollo oral de los niños.
·        Los estudios sugieren que los niños mayores de un año que toman pecho pueden tener mejor salud.
·        La lactancia ofrece consuelo al bebé cansado, molesto, enfermo o lastimado.
·        La leche materna es una fuente de alimento fácil de digerir y aceptar cuando el niño está enfermo.
·        La cercanía o intimidad de la lactancia mejora la relación del niño con su madre y le da estabilidad emocional durante épocas de rápido crecimiento y desarrollo.

Ventajas de la lactancia prolongada para la madre:
·        El efecto espaciador de los embarazos puede prolongarse durante el segundo año del niño.
·        Las hormonas de la lactancia siguen relajando a la madre.
·        La lactancia garantiza la cercanía física.
·        La lactancia es una manera fácil de consuelo.

Y sigue... Pero para mí hasta acá es más que suficiente. JE!
(Lo subrayado es mío)

AH! Y el premio se lo paso a Luisi que me parece una súper mamá que, aunque no le dio a Gui toda la teta que ella hubiera querido, supo transformar todo en aprendizaje... Gracias a Luisi me uní a la tribu bloggera :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido y gracias por dejar tu comentario!!